Consejo 1. Guarda tus recibos y haz un seguimiento de tus gastos

Posted on Posted in Sin categoría

Uno de los mayores errores que cometen los dueños de pequeñas empresas es no mantener registros financieros actualizados, lo que también incluye guardar todos los recibos relacionados con los gastos de tu negocio. Mantener registros adecuados y hacer un seguimiento de tus gastos son los primeros pasos hacia una presentación de impuestos precisa.

Como dueño de un negocio, debes ser muy diligente durante todo el año a la hora de pedir, guardar y clasificar los recibos de todo tipo de transacciones relacionadas con tu empresa. Comprar el almuerzo a tus empleados, los viajes en taxi, la gasolina de tus vehículos comerciales y hasta la compra de cartuchos de tinta de la impresora son todo gastos que  deben ser contabilizados correctamente. Estos pequeños gastos no parecen gran cosa, pero se acumulan rápidamente: el propietario promedio de una pequeña empresa genera cientos, si no miles de dólares, en pequeños gastos en el transcurso del año.

Tener tus recibos en orden cuando llegue el momento de hacer los impuestos te ahorrará tiempo y puede que mucho dinero. ¿Guardar y archivar tus recibos te parece una tortura? No te preocupes: atrás quedaron los tiempos en que guardabas cada pedazo de papel en una caja de zapatos. Recuerda que el seguimiento adecuado de tus gastos también tiene otros beneficios: te ayudará a conocer mejor tu negocio y hasta puede ayudarte a decidir si es el momento de solicitar un préstamo comercial.